Electrólisis Percutánea Intratisular

La Electrólisis Percutánea Intratisular (o EPI®, por su sigla), es una técnica que consiste en aplicar una corriente galvánica a través de una aguja (guiándose con un ecógrafo) sobre el tejido lesionado, esto produce una reacción química que “rompe” el tejido fibrótico degradado y favorece una respuesta inflamatoria adecuada para su regeneración.

Gracias a la EPI muchas lesiones tendinosas y fasciales crónicas que no avanzan con un tratamiento conservador (ultrasonidos, cyriax, masaje, microondas, etc.) mejoran en plazos más cortos y permiten una vuelta a la actividad normal.

La EPI® hace que el tejido degenerado sea destruido sin que las células normales se vean afectadas ya que presentan una resistencia mucho mayor al paso de la corriente. La aplicación de EPI® en tejido degenerado produce en las células unos valores elevados de pH, siendo destruido de esta manera y metabolizado por el propio organismo a través de la fagocitosis.

Beneficios

epi_002Es un tratamiento local en el lugar de la lesión. Con la ayuda de la ecografía se aplica de forma directa sobre el tejido alterado y/o degenerado.

  • Logra reparar el tejido afectado, la EPI® es capaz de poner en marcha un nuevo proceso de proliferación del tejido colágeno que está desestructurado en estos procesos.
  • Las modificaciones en la estructura y en el comportamiento mecanobiológico del tejido blando son inmediatas y en tiempo real.
  • Tiene un elevado porcentaje de efectividad respecto a los tratamientos convencionales de fisioterapia (ultrasonido, láser, técnica Cyriax, fibrolisis diacutánea, ondas de choque, etc.).
  • La frecuencia de recaídas es baja.

Indicaciones

  • epi_003Tendinopatías crónicas (tendinitis-tendinosis rotuliana, aquilea, isquiotibiales, pubalgias, epicondilitis, supraespinoso-manguito rotador).
  • Fascitis plantares.
  • Roturas musculares agudas y crónicas (fibrosis).
  • Esguince de ligamento lateral interno de rodilla.
  • Esguince crónico de tobillo.
  • Síndrome del túnel carpiano.
  • Periostitis tibial…

Contraindicaciones

  • Artritis infecciosas
  • Cardiopatías
  • Úlceras cutáneas y otras infecciones de piel
  • Endoprótesis y/o osteosíntesis
  • Marcapasos
  • Procesos oncológicos
  • Tromboflebitis
  • Glándulas endocrinas
  • Pacientes con alteración de la sensibilidad
  • Pacientes con alteración neurológica de origen central y periférico
  • Pacientes con alteraciones neurovegetativas
  • Pacientes pediátricos

Aplicación

epi_004Se identifica el tipo de lesión y la zona afectada mediante palpación y ecografía tendinosa.

Se introduce en dicha zona una aguja de acupuntura conectada mediante un bisturí eléctrico a un equipo portátil emisor de corriente galvánica de baja intensidad. En función del tipo de lesión y su gravedad se determina el tiempo de aplicación (3-5 segundos) e intensidad de la corriente.

Cuando la corriente entra en contacto con el tejido fibrótico degenerado, éste se destruye mediante un proceso electrolítico que produce la síntesis de colágeno tipo III a colágeno tipo I. El tejido degenerado es metabolizado por el propio cuerpo mediante fagocitosis.

Posteriormente, mediante la realización de trabajo manual fisioterapéutico y ejercicios el nuevo colágeno formado se estructura de manera correcta favoreciendo la generación de nueva fibra en el espacio anteriormente ocupado por el tejido dañado.

Resultados

Este tratamiento, tiene buenos resultados en un porcentaje muy alto de pacientes, no obstante, cada caso es diferente y podría no ser efectivo en algunos pacientes, lo cual no se puede saber con anterioridad, solo mediante la evolución, una vez iniciado el tratamiento.